Que sí, que no, que nunca te decides.

Uncategorized

Tus sueños, tus deseos, tus proyectos siguen con vida. Todavía respiran. Y eso que cada día son arrollados de nuevo por un enorme tren: la rutina. Aunque cierres los ojos cada noche, aunque ignores las señales que te envían, aunque intentes callarlos, esos sueños siguen ahí. Esperando a que los pulas, a que despiertes y te decidas a hacerlos realidad.
decidido
Sí, sé que estás muy ocupado con otras tareas, responsabilidades. Inmerso en la locura diaria de todo y todos los que reclaman tu atención pero… ¿qué necesitas para hacer realidad tus sueños?

Estoy seguro de que muchos de ustedes responderan el tan socorrido ‘todavía no estoy preparado’, o que ‘con la que está cayendo…’, o esto, o lo otro.. Y todo para poder soltar amarras y navegar libres hacia otras tierras lejanas. A perder de vista el puerto del que hemos partido. A alejarnos de la tan famosa ‘zona de confort’.

Es cierto que casi nunca estamos lo suficientemente preparados para la travesía, sobre todo porque